Easy Responsive Tabs to Accordion

OPINIÓN

16-05-2017

Elecciones. Por Ezequier Beer


A un mes de la inscripción de alianzas y a 40 días exactos de la presentación de listas, el 43 por ciento de los bonaerenses dice que votará a candidatos de la oposición mientras que el 34 afirma que se inclinará por oficialistas.

Del lado de la oposición, las dificultades provienen de la división. CFK es la candidata más potente, pero Florencio Randazzo, Daniel Scioli, Verónica Magario y, paralelamente, Sergio Massa y la izquierda pelean ese voto opositor. De la forma en que se alineen las cosas, sobre todo en el peronismo, dependerá el resultado electoral.

El 30 por ciento se autodefine como oficialista (su núcleo duro es el 10,1 por ciento), el 45 por ciento se considera opositor (con un núcleo duro del 24) y casi un 25 por ciento afirma no ser ni oficialista ni opositor. Esto ya es una base para la estructura electoral”.


Si uno mira la segmentación ideológica del electorado, el riesgo para Cambiemos es mayor porque incluso el 79 por ciento de los independientes dice que la economía está mal o muy mal”.

“La oposición parte de un piso importante del 43,8 por ciento. Siete de cada diez opositores se consideran o bien kirchnerista (40 por ciento) o peronista (26,5 por ciento). Ante esta realidad, la unidad no sólo es una oportunidad: es una necesidad imperiosa si quieren convertirse en una opción ganadora. La dispersión puede terminar favoreciendo a Cambiemos”.

En la situación más débil aparece El Frente Renovador. “La ancha avenida del medio que desde hace un par de años viene proponiendo el FR, cada día se ve más angosta: apenas un 8,9 por ciento se define como massista”, redondea el consultor.

Pero el peronismo no sólo depende de Cristina, candidatos como Randazzo, Magario o Scioli tienen aceptación. Son campañas incipientes, pero tienen buenas chances si CFK decide no ser candidata.

Bacman reitera: “Para la oposición, la unidad es casi una obligación si quiere imponerse en lo que todos llaman y a esta altura es remanido, ‘la madre de todas las batallas’, la Provincia de Buenos Aires.

Las chances del Gobierno radican en una buena performance en Cdad de Bs As y la provincia de Mendoza de la mano de la UCR local. Despues Santa Fe se dirime entre el socialismo y la UCR no alineada y como dice el autor se logra la unidad del peronismo en el distrito de la provincia de Bs As el Gobierno sera el gran perdedor de la contienda. Resta saber cuales seran las medidas economicas post elecciones de octubre pues las presiones devaluacionistas son fuertes y la meta de reduccion de deficit fiscal via ajuste y las famosas metas de inflacion que son colindantes a la bicicleta financiera del BCRA amanecen como la tormenta perfecta.
Otra vez sopa ...

Untitled Document