Easy Responsive Tabs to Accordion

OPINIÓN

08-06-2017

"Las internas abiertas... un derecho deber constitucional y legal", por Emilio Raffo


Mucho se habla en estos días respecto de las internas abiertas obligatorias y simultaneas (PASO) en las cuales participarán todos los interesados con vistas a las elecciones de renovación legislativa del próximo mes de octubre.

Se dice, con cierta intencionalidad y desconocimiento, que las INTERNAS ABIERTAS, las otorga la dirigencia que detenta la conducción partidaria, en detrimento de ciertos sectores partidarios, en definitiva dependieran, quienes así lo sostienen, de “la voluntad del Príncipe”.

A poco de ver la realidad constitucional y legal veremos que ello en modo alguno es así, constituyen un derecho INALIENABLE de los integrantes de los partidos, y eventualmente, de los frentes o alianzas electorales.

Expresado en giro diverso. NO HAY CONDUCCIÓN PARTIDARIA QUE PUEDA NEGAR EL LEGITIMO DERECHO DE LOS AFILIADOS DE PARTICIPAR EN LAS PASO, en la medida que cumplan los recaudos reglamentarios establecidos en la LEY, y obviamente en las Cartas Orgánicas y subsidiariamente en las actas de conformación y constitución de los Frentes o Alianzas Electorales.

Digamos como principio que los partidos políticos son instituciones fundamentales del sistema democrático con arreglo a lo establecido en el art. 38 de la Constitución Nacional y su similar 59 ap. 2 de la Bonaerense.

Reglamentando esta disposición Constitucional el Congreso Nacional sancionó la ley 26571, que estableció la obligación a partidos políticos confederaciones y alianzas la realización de las PASO, estableciendo que son electores todos los inscriptos en el padrón electoral, el carácter obligatorio del sufragio, la fecha de su realización, la autoridad partidaria competente para garantizar una amplia participación,, fechas de presentación de listas, requisitos que deberán cumplimentar las listas, la exclusividad de la presentación y la designación de los candidatos por parte de las agrupaciones legalmente reconocidas, número y requisitos de los avalistas, modo de oficialización de las listas, procedimiento reglado en la propia ley de los recursos contra las decisiones de las autoridades partidarias, (estableciéndose un procedimiento sumario y abreviado tendiente a garantizar el derecho a una genuina participación) y las derivaciones de su realización y comunicación de resultados a la Justicia Electoral.

Lo propio hizo la Legislatura Bonaerense al sancionar la ley de elecciones primarias abiertas y obligatorias (EPAOS) número 14.086, con adecuación a las características constitucionales y legales con arreglo a los principios de autonomía provinciales.

Digamos, de paso, que la diferencia más destacable entre ambos procedimientos es que la ley 14848 dictada por la Provincia de Buenos Aires estableció la PARIDAD DE GENERO EN LA CONFORMACION Y POSTULACION DE LAS LISTAS ELECTORALES ( la cual si bien celebramos merece nuestras críticas de técnica legislativa y que, a nuestro criterio, será fuente de innumerables conflictos) requisito que al menos por ahora, no ha sido dictado a nivel nacional y por ende aplicable los porcentuales tradicionales.

De lo dicho podemos afirmar que la participación en las elecciones internas abiertas constituyen un DERECHO DEBER de los dirigentes que deseen efectivamente participar en los partidos de su pertenencia.

Por un lado, un DERECHO de presentar sus listas al partido al cual es afiliado, cumplimentando los recaudos que ESTABLECE LE LEY.

Es más, el art. 26 de la ley de PASO número 26571, establece que las Juntas Electorales Partidarias (al igual que las de alianzas y frentes electorales) se conformaran con representantes de las listas oficializadas, garantizando así una mayor transparencia y participación de todos aquellos sectores que quieran participar en la las elecciones internas.

A su vez, los partidos políticos, por intermedio de sus máximos autoridades partidarias (Convenciones, Congresos, etc, y el voto directo, secreto de los afiliados en el caso de las partidos políticos municipales) pueden conformar alianzas o frentes electorales, unificando los criterios de realización de sus comicios internos para seleccionar a sus candidatos, pero en modo alguno, la reglamentación que a tal fin dicten pueden vulnerar, lesionar o menoscabar el derecho a participación en las PASO.

Es más`, en la medida que la mayoría de las cartas orgánicas así lo establecen, las actas de constitución y reglamentación de las alianzas pueden admitir la participación de “extrapartidarios”, por lo cual podríamos afirmar que todos los ciudadanos pueden participar en el proceso de selección de candidatos a cargos públicos electivos, cumpliendo, obvio está, las disposiciones de las normas antes citadas.

Pero también, digamos al menos así es nuestro criterio, constituye UN DEBER de los dirigentes en participar en la selección internas de candidatos, respetando lo establecido en la Carta Orgánica del partido del cual es afiliado, cuyo cumplimiento de hecho y de derecho se obligó a respetar y sostener al momento de suscribir su solicitud de ingreso.

Le queda obviamente la posibilidad de participar POR FUERA DE SU PARTIDO POLÍTICO… pero no será por la falta de otorgamiento de la interna por parte de la autoridad partidaria, sino muy por el contrario por su propia decisión conveniencia electoral (legítima por cierto).

La historia política partidaria es rica en ejemplos en tal sentido

Untitled Document