Easy Responsive Tabs to Accordion

OPINIÓN

27-07-2017

"La Diputada Carrió y su particular tipificación de la traición a la Patria", por Emilio Raffo


Con motivo del tratamiento de la situación de un Legislador Nacional, la Diputada Elisa Carriò, en forma por demás histriónica y hasta espasmódica ha denunciado públicamente a su par el Arquitecto De Vido del DELITO DE TRAICION A LA PATRIA.

Sin duda, para utilizar en lenguaje “llano” la Diputada “se fue de boca”.

Sin perjuicio de lo establecido por Nuestra Constitución Nacional en su artículo 18 que me permito transcribir en forma parcial y en lo que aquí importa “ Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales, o sacado de los jueces designados por la ley antes del hecho de la causa…”, parte esencial y garantía elemental que muchos legisladores (algunos que se autotildan de constitucionalistas ) olvidaron ayer su plena y fundamental vigencia.

Ahora bien, la legisladora, con muchos “años de recinto y difusión de los medios concentrados de poder, ha acusado al Legislador y ex Ministro POR EL DELITO DE TRAICION A LA PATRIA y no contenta con ello, le ha anunciado profética y amenazadoramente al ex Ministro Kiciloff “ y ahora vamos por vos…”

Pues bien, con pié en el ya citado artículo 18 tenemos que ir al texto EXPRESO de la norma para poder determinar si existe o no, si se encuadra o no, dicha figura en alguna conducta de los ex funcionarios.

Para ello, señora Diputada tenemos que ir al “mata burros” en el caso nuestra Constitución Nacional que en forma expresa y categórica señala en su artículo 119.

“ La traición contra la Nación consistirá únicamente en tomar las armas contra ella, o en unirse a sus enemigos prestándoles ayuda y socorro. El Congreso fijará por una ley especial la pena de este delito; pero ella no pasará de la persona del delincuente, ni la infamia del reo se transmitirá a sus parientes de cualquier grado. “

Más allá de la claridad del texto me permito resaltar que este delito puede cometerse UNICAMENTE en los casos allí previstos, mal que le pese a la legisladora de residencia itinerante.

Pareciera, como dicen en el campo “que fue por lana y volvió esquilada….” Pero hay algo más cierto y comprobable, el desierto jurídico campea en algunos legisladores y funcionarios públicos.

Untitled Document