Easy Responsive Tabs to Accordion

OPINIÓN

02-10-2017

"¿Puede realmente aparecer Santiago Maldonado?", por Abel Rausch


La pregunta es inquietante pero necesaria. Escuchamos a diario a los gurués
electorales del gobierno afirmar que el caso Maldonado no tiene impacto electoral:
¿Es realmente así?

De aquí nuestra pregunta: ¿Puede realmente aparecer Santiago después de dos
meses de hipótesis falsas, encubrimiento permanente e inacción judicial? Es
imposible pensar que el desenlace no tendrá consecuencias para un gobierno que
quedaría expuesto.

- ¿Por qué no lo buscaron?

- ¿Por qué investigaron su vida y no su paradero?

- ¿Por qué husmearon en su intimidad y no en la gendarmería y sus
autoridades políticas?

Desde el principio intentaron desvirtuar lo ocurrido: Cuando se quedaron sin teorías
alternativas (Chile, Entre Rios, la puñalada, el auto-sacrificio, etc.) y se volvía
insostenible la complicidad entre Bullrich-Gendarmería parecía que la verdad de los
hechos se precipitaría.

Sin embargo, optaron por no investigar, esconder pruebas, acusar a la comunidad
mapuche y acudir a un nuevo disparate: el piedrazo, el ahogamiento y un par de
gendarmes sueltos.

Políticamente subestimaron el peso de un desaparecido en democracia,
intentaron rebajar la calidad de ciudadano de Santiago Maldonado y lo
estigmatizaron como un artesano que no merecía ser buscado, pero la presión
social convirtió la cara de Santiago en un símbolo insoslayable.

Con todo, el gobierno siguió esperando que los "focus groups" de Durán Barba
dieran señales de la centralidad del tema. Macri estuvo un mes en silencio, sin
respuestas para un tema que nunca pensaron abordar. El relato que el
gobierno no tuvo lo construyeron el saliente Juez Otranto y los medios
cercanos a Casa Rosada.

Cambiemos parece no asumir la responsabilidad de conducir un Estado
democrático, donde deben velar por sus ciudadanos, aún cuando el
desaparecido defienda ideales contrarios a los intereses del gobierno.

En concreto, el "acontecimiento Maldonado" expone el rol de Gendarmería como
seguridad privada de los terratenientes íntimos del Presidente, que garantiza
la propiedad extranjerizadas frente a la “amenaza mapuche”; si algo
semejante existiera.

Después de dos meses de impunidad es importante preguntarnos: En qué
condiciones podría aparecer Santiago Maldonado, y si esas condiciones
serían soportables para el gobierno y para nuestra democracia.

- ¿Qué tan cierto es que no tendría impacto?

- Imaginan que una posible aparición sin vida de Santiango Maldondado después de
dos meses y un rol estatal-gubernamental vergonzoso ¿No desataría una crisis política?

Estamos frente a una ingenuidad absoluta o frente a una malicia
descomunal, una nueva maniobra para desdramatizar uno de los hechos más
graves desde el retorno democrático:

Un ciudadano que ejercía su derecho a reclamar desaparece en manos de una fuerza
pública y todo el aparato estatal encubriendo: Gobierno, Justicia y Gendarmería.

Nos queda una pregunta final:
¿La aparición de Santiago Maldonado depende de una decisión política?


Abel Rausch
Lic. Ciencia Política
Presidente PJ Luján
@abelrcp

Untitled Document