Easy Responsive Tabs to Accordion

INTERÉS

06-11-2017

Palermo, la "zona liberada" donde crece el delito


(Por Malena Montes) Desde la Ciudad admiten que los robos de motochorros, carteristas y arrebatos al azar aumentaron un 20%. Se producen mayormente por la mañana y el mediodía a la vista de todos.

Una nueva “zona liberada” para motochorros, carteristas y entraderas está afectando al barrio de Palermo. La situación cobró relevancia luego que el famoso periodista Jorge Rial publicara un video donde lo asaltaron, a plena luz del día, y le robaran el reloj. La noticia llegó a los medios y le costó el puesto al jefe de la comisaría 31° de la Policía de la Ciudad. Además, el gobierno porteño admitió que el accionar de este tipo de ladrones en esa zona creció un 20 por ciento en el último mes.

SECCIÓN CIUDAD se acercó a la zona e investigó los hechos. El radio de “peligro” se establece, aproximadamente, en lo que se denomina Palermo Soho, el espacio lindado entre Avenida Santa Fe, Avenida Scalabrini Ortiz, Avenida Córdoba y Avenida Juan B. Justo. Según datos del Ministerio de Seguridad, las calles con mayor índice de ataque de los motochorros son Humboldt, Gorriti y la zona de Plaza Serrano (Honduras al 5000).

Image and video hosting by TinyPic

La mayoría de los hurtos son rápidos y silenciosos, en general invisibilizados por la multitud que transita la zona, una de las más pobladas de la Ciudad por su cantidad de bares, escuelas, shopping, negocios de todo tipo y hasta el predio de La Rural. Además, 26 líneas de colectivos pasan minuto a minuto, junto con la línea D de subterráneo y el ferrocarril San Martín, lo que hace que el ascenso y descenso de pasajeros sea continuo y sin cesar.

Es curioso que un lugar de tránsito constante, y de multitud de gente, se encuentre constantemente afectado por los robos que, además, comenzaron a aumentar en cuanto a calidad delictiva: el viernes 27 de octubre, un sujeto intentó asaltar a las 5 de la tarde una perfumería ubicada en Avenida Santa Fe al 4000.

Según contó a este medio una empleada del lugar, el hombre sorprendió a las vendedoras con un cuchillo e intentó robar la caja. Ante el grito de las empleadas, varios policías se acercaron y, tras una persecusión de una cuadra, lograron detener al hombre, de unos 40 años aproximadamente.

“Entró y estuvo un rato mirando, se hacía el que iba a comprar. Luego, se acercó a nosotras, que éramos tres, y nos amenazó con un cuchillo para que le demos todo el efectivo de la caja. Salió corriendo pero de inmediato salimos a gritar a los policías que están dando vueltas para que nos ayuden y lo fueron a perseguir”, relató a SECCIÓN CIUDAD una de las empleadas.

Además, contó: “Nosotras vemos todo el tiempo robos desde afuera del local. En general, las chicas con carteras o celular son las que más lo sufren, pero entrar a robar un local en plena tarde, insólito y jamás lo vimos”.

Debido a la manera en que se dan este tipo de hurtos, en horarios que se supone son más “seguros” -a la mañana y por el mediodía- los vecinos comenzaron a reclamar que la zona estaba “liberada” para los ladrones, denunciando así un acuerdo “implícito” con la Policía Metropolitana.

Los hechos tomaron aún más relevancia cuando los hurtos alcanzaron a personalidades famosas como Jorge Rial esta semana. El conductor salió caminando de la emisora de Gorriti al 5500, entre Humboldt y Fitz Roy, como todas las tardes, rumbo a su oficina, ubicada a dos cuadras de allí. Publicó un video en su Instagram donde se lo ve forcejear algunos minutos con un delincuente, mientras otro lo esperaba en una moto para huir. El conductor de Intrusos tuiteó: “Hoy zona liberada en Palermo. Festival de chorros. Tres al hilo. Y me tocó a mí. Miren cómo actúan estos tipos”, y en menos de seis horas tenía 68 mil reproducciones en Instagram.

Otro periodista del canal América, asimismo, denunció que el mismo día que le robaron a Jorge Rial, le robaron el celular a un camarógrafo del canal, “en la puerta de América”, según contó desde su cuenta de Twitter.

Pero quien denunció directamente que Palermo es "tierra liberada" es una jueza federal. Se trata de María Servini, víctima de un extraño robo en la puerta de su casa cuando dos ladrones le abrieron la camioneta estacionada frente a su edificio y le llevaron pertenencia de gran valor.

El comisario Claudio Gabriel Pezzatti, de 48 años y más de 25 de trayectoria entre la Policía Federal y la de la Ciudad, si bien no fue desafectado de la Fuerza sí será transferido, según informaron fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño. En su lugar, Martín Ocampo, ministro de Seguridad porteño, designó a Carlos Scheiermann. El secretario de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, blanqueó que el desplazado comisario Claudio Pezzatti “no se fue porque la víctima fuera un famoso ni porque la zona fuera liberada, sino porque no estuvo a la altura de las circunstancias para frenar las alertas que marcaba el mapa del delito”.

En la primera quincena de octubre, y a sólo tres cuadras de donde le robaron a Rial, en Carranza al 1400 (entre Niceto Vega y Cabrera), hubo otro robo resonante. Fue Alejandro Fantino, conductor de radio La Red, quien denunció al aire que a María, una compañera, le habían arrebatado la cartera dos motochorros en la esquina de esa emisora. “Palermo está peor que el Lejano Oeste”, se quejó el periodista al aire y reclamó más seguridad en la zona.

También sucedió un ataque de cuatro motochorros en Córdoba, entre Juan B. Justo y Humboldt, el martes 17 de octubre, que quedó registrado por cámaras que publicó el canal Todo Noticias. Allí, se observa a cuatro personas que esperan que un conductor estacione el auto, rompen sus vidrios con extrema violencia y se dan a la fuga. No lograron robar nada.

Por otra parte, este mismo año, una periodista de Big Bang News, denunció un intento de violación en Juan B. Justo y Soler. Fue un domingo por la tarde, cuando salía de su trabajo y fue arrebatada por cinco hombres que intentaron abusarla. La periodista relató, en esa ocasión, que “no hizo la denuncia” ya que “de nada sirve. La complicidad de la comisaría de la zona con las “banditas del pasillo” es conocida en el barrio”.

QUÉ SUCEDE CON LAS DENUNCIAS

Los vecinos de la zona elijen no realizar las denuncias en el destacamento policial porque advierten el estado de la situación: una profunda desconfianza al sistema de justicia que les hace hasta pedir por la vuelta de los polémicos “trapitos”.

Esa desconfianza, no obstante, tiene una razón de ser. Los vecinos ven a diario los hechos de inseguridad y las estaciones policiales que miran para otro lado. La inseguridad estuvo siempre, lo que sucede es que ahora aumentó y dejó atrás los arrebatos de celulares o carteras, para pasar a casos más graves como abusos sexuales, robo de autos y amenazas con cuchillos.

Una lectura rápida que hacen los vecinos es que el Gobierno de la Ciudad hizo migrar el delito de Microcentro hacia Palermo, luego de incesantes operativos policiales que comenzaron en el 2016.

Otra de las cuestiones de por qué los vecinos no realizan las denuncias correspondientes es el sistema de justicia, que deja a los delincuentes libres en pocas horas y los mismos vuelven a reincidir. Esto sucede porque los arrebatos son considerados “delitos menores” y no requieren investigación ni seguimiento de los hechos. Causa que hace, al mismo tiempo, a la libertad de acción de los agentes de seguridad a la hora de cometer actos de corrupción.

Untitled Document