Easy Responsive Tabs to Accordion

INTERÉS

08-11-2017

Monseñor Ojea, nuevo jefe de la Iglesia


El obispo de San Isidro y titular saliente de Cáritas, monseñor Oscar Ojea, fue elegido por sus pares como el nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) para los próximos tres años, en reemplazo del arzobispo de Santa Fe, monseñor José María Arancedo.

Así fue decidido ayer por la tarde en el marco de la asamblea plenaria reunida desde el lunes en la casa de retiros “El Cenáculo de Pilar” de esa localidad bonaerense, con la participación de un centenar de obispos.

La sorpresiva elección de Ojea como titular del Episcopado para los próximos tres años se produjo luego de que el arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de la Argentina, Mario Poli -que se presentaba como el candidato “natural” para suceder a Arancedo-, saliera elegido en la primera votación -con los dos tercios de los votos- y se autoexcluyera del cargo, resignando la presidencia.

Según informaron fuentes eclesiásticas, tras la renuncia de Poli, hubo que realizar una segunda votación, donde no se logró alcanzar los dos tercios de los sufragios, y se procedió a una tercera vuelta, en la que Ojea se impuso por mayoría simple.

Por su parte, el cardenal Poli fue reelecto como vicepresidente primero del organismo para los próximos tres años, al igual que el obispo de Chascomús, monseñor Carlos Malfa, quien también fue elegido para continuar en el cargo de secretario general del cuerpo por un nuevo período.

TITULAR DE CARITAS

De estrecha relación con el papa Francisco, monseñor Ojea es continuador de la obra de Jorge Casaretto como obispo de San Isidro y acompañó como obispo auxiliar de Buenos Aires la tarea del entonces cardenal Jorge Bergoglio.

Con 71 años, hace seis que se desempeña como titular de Cáritas, el organismo de la Iglesia encargado de asistir a los más necesitados, cargo desde el cual fue constante su prédica en favor de los más pobres y de una real inclusión social.

Con mandato hasta 2020, la nueva conducción de la Iglesia fue elegida con el voto de un total de 89 obispos de todo el país -entre diocesanos, coadjutores y auxiliares- en tanto que también participan de la asamblea, pero sin derecho a voto, unos 43 obispos eméritos.

Untitled Document