Easy Responsive Tabs to Accordion

INTERNACIONALES

16-04-2018

EE.UU se quedará en Siria y promete aplicar sanciones contra Rusia


Apenas un día después de los tan anunciados ataques de Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra el Ejército sirio, el gobierno de Donald Trump anunció ayer, nuevas e inminentes sanciones contra el mayor aliado de Damasco, Rusia, y, según contó el presidente francés, Emmanuel Macron, tomó la decisión de quedarse “a largo plazo en Siria”.

En las últimas semanas, Trump había coqueteado públicamente con la idea de retirar todas las tropas y aviones de Siria, pero había encontrado resistencia en el Pentágono, desde donde aclararon que empezar a analizar y planear una salida del país árabe. Sin embargo, ayer, el presidente francés anunció que había convencido a Trump de quedarse “a largo plazo”.

Acto seguido, Macron defendió los ataques contra las bases militares sirias del sábado a la madrugada como una represalia al presunto uso de armas químicas denunciado por la oposición de ese país árabe y aseguró que no fue una declaración de guerra, sino “una intervención multilateral” puntual.

No detienen los ataques

"Tuvimos éxito: todos los misiles lanzados alcanzaron sus objetivos, las capacidades químicas del régimen sirio han sido destruidas y no hubo ninguna víctima colateral", destacó el mandatario.

Ni la Casa Blanca ni el Pentágono anunciaron un cambio de estrategia en Siria, pero la embajadora estadounidense para la ONU, Nikki Haley, sí adelantó que su gobierno "no se irá (de Siria) hasta que hayan conseguido sus objetivos”. Hasta ahora, el objetivo declarado de la Casa Blanca en Siria era combatir y destruir a la milicia Estado Islámico (EI), nada más.

Rusia fue uno de los primeros países en repudiar los ataques, junto con Siria. El presidente ruso, Vladimir Putin, habló por teléfono con su par iraní, Hasan Rohani, y ambos coincidieron en que estos bombardeos dañaron las chances de que se avance en una negociación de paz para terminar con la guerra que ya lleva más de siete año, destruyó algunas de las principales ciudades, dejó un número desconocido de muertos y a más de la mitad de la población desplazada o refugiada.

Tanto Rusia como Irán -dos aliados declarados del gobierno de Al Assad que aportan hombres, aviones y armas a su lucha contra la oposición- participan de un proceso de negociación internacional paralelo al de la ONU para Siria, que está paralizado hace meses.

Untitled Document